jueves, 24 de febrero de 2011

CLASES DE KARATE-DO CON CHIC@S MUY ESPECIALES


            Con este pequeño articulo quiero explicar en que consiste y  como enfoco las clases de karate do, haciendo hincapié en la palabra do (camino o vía).

            Antes de desglosar el contenido de las clases, comentar que solo son unas clases de karate convencionales como se pueden impartir en cualquier dojo o gimnasio, pero con una peculiaridad, que la mayoría de los alumnos, son unos niños muy especiales.
           
            Tengo un grupo de lo mas heterogéneo, con lo que intento personalizar al máximo las clases, es decir, ni le exijo a todos lo mismo, ni a todos se les puede enseñar de la misma manera, con lo que ayudado con unas fichas intento seguir la evolución de cada uno de ellos, porque tengo niños, niñas, gorditos, flaquitos, con gafas, sin gafas, con síndrome de down, sin síndrome de down, etc…, con lo que me gustaría conseguir un grupo homogéneo pero con individuos heterogéneos, ya que cada uno de ellos tienen sus limitaciones, las cuales hay que potenciarlas, pero también tienen un sin fin de posibilidades, las cuales hay que explotarlas.

            Las clases comienzan con un saludo y el calentamiento de unos quince minutos, que a parte de entrar en calor, las utilizo para que los niños aprendan a conocer sus propios cuerpos. Es importante en la sociedad actual inculcar a los niños disciplina que es algo que creo que hace falta y que muchos educadores pasan por alto, y en las clases de  karate es un buen momento para aprovechar.

            Seguimos con un trabajo básico de kihon, donde realizamos técnicas básicas de karate con ambas manos. Hay algunos niños que tienen problemas de coordinación, y este tipo de técnicas les ayuda a trabajar dicha coordinación, por ejemplo el simple hecho de cambiar la posición de zenku tsudachi, o combinar dos tsukis

            Para terminar realizamos una sesión de relajación/meditación, que aunque a los niños les cuesta mucho concentrarse, pero les empujo a que por lo menos lo intenten, pasando unos cinco minutos realizando ejercicios de respiración y de concentración.

Con este trabajo persigo varios objetivos, aunque creo que son muy ambiciosos:
           
-Equilibrio      
            -Coordinación
-Disciplina
-Integración
-Formación física

  
            Lo que quiero inculcar a través del entrenamiento diario, es que cualquier persona puede llegar a donde quiera y conseguir lo que quiera, y es solo cuestión de proponérselo. Cuando una persona se propone algo con toda su energía lo consigue, y esto es lo primero que quiero que ellos aprendan, aunque alguno creo que sabe algo de esto. Con el trabajo de karate diario no solo se pone al limite las posibilidades físicas, si no también las mentales, cuando un niño lucha por realizar bien una técnica, y con mucho esfuerzo lo consigue, puede llegar a entender que con mucho esfuerzo se consigue lo que uno se proponga. Voy todavía mas lejos, cuando se consigue algo con esfuerzo se aprecia mucho más.

            Otra cosa importante que intento enseñar, es el que el karate solo se utiliza como defensa y nunca se utilizara como primer ataque. Esto es uno de los grandes miedos que tienen muchos padres, que seguido por una desinformación o por una mala imagen creada por el cine y la televisión, limita que los niños entrenen karate.

            También el trabajo de integración para mi es muy importante, ya que las personas mayores podemos llegar a ser muy clasistas y encasillamos a las personas, sobre todo a aquellas personas que no son iguales a nosotros, con lo que se llega a una discriminación totalmente injusta. Pues si desde pequeño en el dojo hay niños tan diferentes trabajando juntos, cuando lleguen a edad adulta, verán esas diferencias tan normales como la vida misma.

            Como he dicho antes, me he propuestos unos objetivos muy ambiciosos, pero como también explico anteriormente, todo lo que se propone una persona lo consigue, no se cuanto tiempo me llevara, al fin y al cabo no tengo prisa, pero lo que si se, es que lo conseguiré. Y seguramente además de conseguir estos objetivos, probablemente enseñe algo a los niños de karate do. Lo que también se es que, estos niños tienen una energía, y un corazón que nunca pensaria que pudieran tener.

Todo este trabajo, lo realizo con la supervisión de la coordinadora y psicóloga de Centro Down (Macarena), y con el seguimiento de la fisioterapeuta (Maria Luisa), que no solo me dan su apoyo profesional, si no también su apoyo personal. Y desde aquí aprovecho para agradecer todo el trabajo que realizan con los niños como por toda su ayuda que me ofrecen de una manera tan desinteresada.
           



1 comentario:

Joan B C dijo...

Muchas gracias por crear esta página (blog o como se llame) es muy buen trabajo y una oportunidad de enseñar karate a chic@s muy especiales, bravo !!!,mis mas sinceras felicitaciones y todo mi apoyo..que cunda el ejemplo. Os.